Preparamos cada alimento con los mejores ingredientes ecológicos, cocinados con dedicación, para mimar tu paladar y tu salud.

Galleta de avena y coco

Nombre producto: Galleta de avena y coco
Ingredientes: Harina de avena, copos de avena, azúcar de coco, coco rallado, aceite de coco, agua, sal, bicarbonato
Origen proveedores: ecológico, vegano, sin gluten, no procede de organismos modificados genéticamente, materias primas no irradiadas
Alérgenos que contiene: ninguno
Alérgenos puede contener: trazas de almendra, avellana, nuez
Alérgenos no contiene: altramuces, apio, azúcar, cacahuetes, crustáceos, gluten, huevos, lacteos, mostaza, pescados, sésamo, soja, sulfitos.
Envasado: cajas de cartón alimentario
Condiciones de almacenamiento: A temperatura ambiente, alejado de fuentes de calor, humedad e insolación directa.
Condiciones de transporte: A temperatura ambiente, alejado de fuentes de calor, humedad e insolación directa.
Fecha de caducidad: 2 meses en buen estado, se va secando.
Fecha de la ficha: Setiembre 2020

Observaciones:

Las galletas Anzac son la combinación perfecta de avena y coco. La potente magnificencia de la avena del Norte y la espléndida riqueza del coco tropical. Son originarias de Nueva Zelanda y Australia. El Australian and New Zeland Army Corps (Ejército de Australia y Nueva Zelanda creado durante la Primera Guerra Mundial) da nombre a la galleta.

La 1a leyenda cuenta que las mujeres de los soldados enviaban estas galletas a sus maridos al extranjero, que se conservaban durante mucho tiempo y resistían las condiciones del transporte naval. La receta original de esta galleta consta de copos de avena, harina de trigo o avena, coco rallado, azúcar, mantequilla o aceite, sirope, bicarbonato de sodio y agua hirviendo. Una de las peculiaridades que ayuda a su conservación es que no lleva huevos. Como todo, existen variantes de la receta y las galletas seguramente son diferentes de las que recibían los soldados, que solían llamarse tejas Anzac, como la hardtack  o galleta náutica, que eran duras y resistentes y sustituía el pan. Tanto amor enviado por correo.

La 2a leyenda cuenta que el término Anzac apareció por 1a vez en un anuncio de la 7a edición del libro de recetas St Andrew’s Cookery Book de 1915. En este anuncio, Anzac era un bizcocho y no una galleta. La 1a receta con el nombre de las galletas Anzac aparece en The War Chest Cookery Book (libro de cocina destinado a recaudar fondos para financiar la guerra) de 1917 publicado en Sídney. Sin embargo, la receta incluía huevos, canela, especias variadas y harina de arroz. Y lo que hoy conocemos como galleta Anzac aparece en The War Chest Cookery Book con el nombre de galletas de avena. Realmente, la combinación de Anzac y  la receta actual aparece en la 9a edición del libro de recetas St Andrew’s Cookery Book de 1921 con el nombre de Anzac crispies. A partir de entonces, todas las publicaciones cambiaron el nombre de la receta.

La galleta Anzac está protegida por la legislación australiana y debe tener la aprobación del gobierno australiano, que vela por los intereses de los veteranos que participaron en la Primera Guerra Mundial y sus familias.

Nosotras las elaboramos con 2 ingredientes básicos solamente con avena y coco (más una pizca de sal, bicarbonato y agua).

Desde: 15.45

Limpiar
Translate »